Posts etiquetados ‘truchas’

Ya el año pasado me traía pensando en hacer una escapadita a Córdoba, pero no se pudo concretar, y simplemente me quedé con las ganas de tentar por primera vez a las truchas cordobesas.

Se ve que de tanto joder con ese viaje, al final Juan Cruz, que me habrá visto medio desesperado porque la temporada se me escapaba de las manos, me dijo de hacer un viajecito “Express” con las novias con rumbo a La Cumbre, y gracias a Dios esta vez, el último fin de semana de la temporada pudimos rajar a la ciudad mediterránea con la sola intención de convencer a estos bichitos de tomar nuestras moscas.

Así fue que el viernes alrededor de la 1 pm salimos para La Cumbre.

A último momento se sumaron mi hermano (Japo) y su novia, que irían en el D´Lorean (Sierra 1,6 que es una batata, pero te lleva y te trae!!jajaja) así que el viaje ya arrancaba de para bienes y no podía fallar.

Llegados a La Cumbre, paramos en la Hostal “Los Lirios”, donde nos recibieron de primera, y después unas buenas pizzas dormimos como bebés, para levantarnos temprano al otro día e ir hasta el río Pinto, donde comenzaría nuestra aventura de campamento y pesca.

Arribamos al Pinto, y ya su belleza y aguas cristalinas nos daban la bienvenida a un paisaje de río de montaña que nos sorprendía con sus correderitas, ollas, pozones, cascaditas….simplemente alucinante.

Mochilas al hombro (pesaditas para el que no está acostumbrado), y arrancamos la caminata siguiendo la silueta del río, por momentos caminando entre las piedras, por otros por senderos casi imperceptibles o haciendo camino al andar nomás, y con varias cruzadas del río de piedra en piedra, lo que daba comienzo a una aventura que ya desde el principio era apasionante.

Pasada la hora de caminata, y ya cuando el cansancio se hacía notar tanto fisicamente como en los tropiezos y metidas de pata al agua, y teniendo en consideración de que veníamos con las novias, decidimos parar donde pasaríamos la noche.

Ni bien llegamos, no pudimos resistirnos y armamos las cañas borrando el cansancio casi como por arte de magia. Cañita en mano, me dispuse a seguirlo a Juan que era el conocedor del lugar, y río arriba nos fuimos.

El Pinto se presentaba con ollas y pozones muy grandes, pero no se si por el nivel del agua o por el viento contra la corriente que había por la mañana, en los lugares más amplios la correntada era casi nula, lo que tiraba por la borda mis planes de pasear mis ninfitas y moscas secas por esos lados.

Así que arranqué con unos streamercitos con ojitos de plomo, para pescarlos tirando lo más lejos posible y recogiendo con tironcitos, pero los resultados eran nulos…y ya empezaba a desesperanzarme.

Seguimos aguas arriba por lugares fantásticos, piedras enormes que prácticamente había que escalar, y tirando a cada piedra prometedora que podría ser el escondite de las buscadas truchitas, pero seguía sin suerte.

Entonces, decidí meterle pilas al asunto, y me mandé sólo como loco malo para arriba, donde el río cambiaba sus grandes ollas y pozones, por ollitas más pequeñas con varias cascaditas y correderitas chicas, donde podría pescar tal como lo tenia planeado, con ninfitas y mosca seca, que era el sueño que tenia reservado para esa ocasión.

El viento paró, el sol asomó sus rayos, mi ninfita negra salió como flechazo directo al corazón de esa cascadita tan pequeña (arriba a la derecha en la foto), en la que siquiera podía imaginar que una truchita estuviera por allí, y el pique fue instantáneo!!!

Después de lo que habían sido mas o menos unas dos horas de puro tirar y tirar y sin resultados, ese piquecito significó para mi la alegría tan simple del sueño cumplido. Para mí el viaje ya estaba salvado, no podía borrar una sonrisita cómplice de mi cara, que sólo le daba las gracias a esa hermosa pichona de arco iris que devolví al agua con toda la esperanza de que vuelva a picar.

Como esa técnica había funcionado, no veía porque cambiarla, y a cada cascadita o lugar donde corría el agua, por mas chico que fuera, le mandaba con la ninfita negra, y así fue que pude sacar unas 4 más o menos.

Mi sorpresa fue cuando al lado de una cascadita, donde el agua medio como que remolineaba, se veía una truchita comiendo arriba. Si prendía una sola truchita con seca, ya seria “cartón lleno”, y nada más podría pedir o esperar del viaje, porque sinceramente ya me sentiría realizado.

Aguanté la tentación de mandarle con la ninfita, y até al tippet una Elk Hair Caddis (la vedette de la Sierras como me dijo Lucaluca) en color natural. Un par de casteos que no iban al lugar correcto, un par más que por la mala presentación terminaban con la mosca bajo el agua, y finalmente, ajustando un poco la puntería, el casteo y la presentación, se posó la mosca sobre la superficie del agua unos 50 centímetros arriba de donde se la veía comer a la muy picara, una mini deriva y la tomada suave de una truchita tan hermosa como chica.

Alcé al cielo la caña, baje suavemente la mano de la línea, y así pude tener literalmente la felicidad y la alegría en la palma de mi mano. Ya nada mas podía pedirle a este río Pinto, me hizo Feliz con tan poco y con tanto al mismo tiempo!!!

Pero, tratándose de pesca, uno se pone medio como insaciable vio, así que seguí pescando. Más adelante, ví otra truchita comiendo arriba, así que esta vez ya con un poco más de idea de cómo se planteaba la pesquita con la seca, presenté bien la Elk varias veces, y a pesar de verla comer arriba, no le prestaba atención a mi mosca. ¿Qué le pasaba a esta trucha que me decía que NO así tan en la cara?

Paré la maquina un toque y me puse a mirar, tal como dicen que hay que hacer los que saben. Me acerqué lo mas cauteloso que pude, y resulta que la guachita estaba comiendo lo que creo que eran unas “moscas de mayo” bastante pequeñitas y claras. Busqué en mi cajita, entre las sequitas que me había mandado Fernando López (de Bs.As.), y agarré la mosquita seca más chiquita y parecida que encontré. El tippet 5x casi no pasaba por el ojito del anzuelo de lo chica de esta mosca.

Al primer casteo, unos 30 cm aguas arriba de donde se la veía comer, casi sobre la cascadita que alimentaba esa ollita, y el pique fue inmediato!!! No, no, no lo podía creer de nuevo, otra truchita más, y con seca, que bueno looocooo!!!! Después de devolverla, se veía que seguían comiendo, y le tire varias veces más, y tuve un pique que no pude concretar, y unas tres veces mas la veía que picaba la mosca, pero no la podía clavar che. Habré estado unos 45 minutos en esa ollita mas o menos y no pude sacar ninguna mas!!jajaja….que bolu!!!

Ya cansado, dolido y con el hambre de no haber comido al medio día, me pegué la vuelta al campamento y lo encontré a Juan que no le aflojaba a las truchas, y me comentaba que había prendido un par lindas con spinning en unas ollas grandes que tienen unos lindos pozones, pero que no estaba fácil el pique.

Seguí camino y lo encontré a mi hermano que le tiraba con cucharita a unas truchitas, y que había visto una muy respetable, pero que no le daba ni bola, por mas que le pase la cucharita bien cerca. Así que me puse ahí mismo con secas, donde probé de todo, y sin resultados.

Ya en el campamento, me morfé unos buenos sanguches mientras anochecía, asi que buscamos leña y mientras hacía el asado, comimos una linda picada. Después llego un asado contundente como para recargar las pilas, que al otro día tendríamos que volver.

A la noche refresco bastante, pero nada que un VAT 69 a la orilla río y del fogón no pueda solucionar eh!!jajaja. A dormir temprano nomás.

Al otro día, me levante tipo 8.30 creo, y aproveché para ver si podía pescar alguna mientras los demás descansaban. Resulta que entre que estaba medio dormido, y que las piedras estaban mojadas por una leve llovizna, me pegué un patinón importante y quedé de culo en el agua helada, con lo que postergue la pesca para mas tarde!!!jajaja

Mi hermano y Nati partieron temprano para Rosario, y nosotros los despedíamos ya con el agua en el fuego para tomar unos buenos “Mateicos” per la matina, mientras la lluvia nos amagaba un poco, y las nubes bajaban más hacia nosotros.

Al mediodía, las chicas se ocuparon de un buen guiso que nos dio el envión que necesitábamos para emprender la vuelta, y con Juan armábamos las mochilas.

Mientras volvíamos, Juan no dudo en armar su cañita de spinning, y pudo sacar un par de truchas más, sumado a varios piques que parece que no eran del todo francos.

Al verlo, no aguanté, y a pesar de no haber armado mi cañita por miedo a romperla por pescar con las mochilas puestas y entre piedras, la armé igual, y me pude llevar la ultima truchita con la ninfa negra, que me dio la despedida de ese hermoso paisaje ribereño cordobés.

Volvimos a la hostería, pizza y cerveza artesanal en “The Owl”, nuevamente a dormir temprano, y al otro día, sin escalas a Rosario. Así terminó este hermoso viaje, lleno de alegrías y de tan buenos momentos entre amigos, que ya sabemos que es una receta que no falla.

Quiero agradecer a TODOS los que me ayudaron con sus consejos para poder pescar en Córdoba, al Secretario de Turismo de La Cumbre que nos facilitó los permisos de pesca que nos resultaba muy difícil conseguir, a Fernando López por haberme mandado esas moscas tan chiquitas que nunca hubiera podido atar, y que me resultaron extremadamente útiles, y por supuesto a Juan Cruz que fue el organizador y culpable de que todo se haga realidad!!!

El equipo que utilicé fue Caña: Kunnan Impreza #4, Línea: Scientific Anglers Air Cel WF #5, Leader: Río de 9 pies de 3x con tippet de 5x; Moscas: Ninfas negras (lastradas) en anzuelo #14 y #16, Elk Hair Caddis e imitación de May Fly.

Solo para cumplimentar otra vision del buen relato de pedro, desde que salimos como asustados rio arriba, buscando ollas “vírgenes” tirándole ninfas, pupas, streamers, de todo, pero naaaada che, fuimos buscado cada hueco, cada cascada, pero nada, hasta que llegamos a una olla muy linda larga y profunda, en donde el agua no corria, la ultima vez que había venido, en esta olla había tenido muchos piques, pero el rio era otro, ahí nos separmos, pedro siguio y yo quede ahí, sin pescar nada bueno, solo algunos piques de truchas muy pero muy chicas, algunas seguidas de cardúmenes, pero la ansiedad había podido con migo, ya ya me había hecho ver demasiado como para que una linda trucha se le anime a mi mosca, hasta que cambie la técnica, me fui del manual y consegui algunas capturas, era simple, tirar rio abajo, escondido, camuflado y haciendo el minimo movimiento posible, aunque la olla sea muy chica, aveces tirando dos o tres ollas mas abajo, y trayendo hasta la cascada, si contra corriente, y de esa forma logre dos lindas truchitas, el primer día, al atardecer, el cielo había clareado, y nos ayudo, pero no vimos eclosiones, vimos mojarras y ninfas pero muy poco bicho viniendo en el agua, la trucha las estaba buscando bajo las piedras o valla a saber uno en donde.

Aparte de las moscas utilizadas cabe destacar que algunos usamos cucharas, que puede parecer mas fácil que con mosca por la facilidad con que se logran distancias, pero el tiro debe ser certero, la tracción justa, solo hay una oportunidad para el pique, la trucha no debe tener ni la mas minima sospecha de nuestra existencia, se nota totalmente que le cree muchisimo menos que a la mosca, y la ataca solo por instinto y una unica vez, si no se logro la captura, no se lograra. Lo bueno es que las mas chicas se abstienen y le dan lugar a las medianas.

De los 5 que usamos cucharas al menos un rato, solo dos consiguieron piques y justamente fueron los que ya habian pescado en cordoba.

Un abrazo grande!!!

Nos vemos en el río, en este caso pescando sobre alguna piedra!!!

RosRío.

Anuncios

Autor: Pedro Amelong

Hola Gente!

La semana pasada nos juntamos con Juan Cruz después de bastante tiempo que no nos poníamos a atar moscas juntos, y esta vez la intención fue atar algunos engaños “Pensando en Córdoba”.

Con algo de suerte el finde del 27 de Mayo estaríamos rajando para la ciudad mediterránea, aprovechando el último finde vigente de la temporada de pesca cordobesa, haciendo realidad para mí el sueño de debutar con alguna truchita cordobesa, ya que el año pasado no se me pudo dar de hacer este viajecito.

Teníamos data reciente de Lucas, que estuvo pescando por allí hace poquito, y nos comentó que las Tucuras habían sido muy bien recibidas por los peces, así que intentos de imitaciones de Tucuras fue lo que me dispuse a atar!!!

Dentro de los materiales con los que contaba para atar moscas de flote tenia pelo de cuerpo de ciervo, y goma Eva, así que intente imitaciones con estos dos materiales.

Con pelo de cuerpo de ciervo salieron éstas (no pidan nada realista eh!jajaja):

La receta es bastante simple: – Anzuelito #14 de patita algo larga; – Pelo de Cuerpo de Ciervo; – Patitas de Gomita.

Y con goma Eva y algo de ciervo, lo que salió fue esto:

Aprovechando que estábamos con las terrestres, até unos intentos de cascaruditos, también con Eva y ciervo, y me gustaron bastante como quedaron, aunque por supuesto a las que les tiene que gustar es a la truchitas!!! Ojala que así sea!!!jejeje

La receta de este cascarudito de arriba es igual que la de las Tucuras, pero el anzuelito es de pata mas corta, y con un indicador de pique en Eva.

El de abajo lleva sólo Goma Eva y un brillo metálico Azul cubriendo la patita del anzuelo, para darle ese brillito metálico que tienen los cascarudos en la parte de abajo, si tienen algún brillo en negro supongo que sería mejor aún!!!

Mientras estaba atando en lo de Juan, constantemente se me venían a la cabeza unas fotos de unos alevinos de trucha, que eran como grises oscuro con puntos blancos o algo así, y aprovechando que encontré unas plumitas de gallina de guinea (creo) que tenían una disposición de colores parecidos, até unos streamers intentando imitar alevinos, que aunque no salieron muy parecidos a lo que me imaginaba, le pongo una par de fichines!!jeje

La receta de los streamercitos es: – Anzuelo #6 de 1,5 cm de pata; – Cola y Lomo de pluma de Gallina de Guinea; – Ojitos de Plomo; – Panza: Cualquier Plumita blanda y blanca enrollada tipo hackle (en el de arriba), Pelo de Zorro (en el de abajo); – Agallas de Chenille rojo (en el de abajo).

El que sigue lo até en casa, para ver como quedaba un streamer con la pancita hecha con el forro del cordón que ataba un huevo de pascua, el que fue sacrificado por la causa!!jajaja

Creo que quedó bastante parecido al Mylar Tube o algo así que había visto en el Flychopp, así que quedé contento con el resultado…espero que pesqueeee!!!

También pienso llevar algunas ninfas de Drágon, en especial la que se ve primero que por suerte ya me pagó con varias chanchitas, así que no veo porqué no las querrían tomar las truchas!!!jejeje

La receta de estas ninfas es: – Anzuelo #4 de 1,5cm de pata; – Cuerpo y Cabeza de Dubbing o Chenille; Lomo y Caja Alar de Pluma de Pavo o de Plastiquito tipo el de los folios, ribeteado con alambre de cobre; – Patitas de Plumita de Perdiz “Argentina” (Bien de Acá); – Ojitos de Tanza Quemada o de Cadenita.

Bueno, algunas salieron mas lindas, otras más feas, pero eso no importa, las que deciden son “ellas”, así que espero poder prender alguna truchita cordobesa y volverme con una sonrisa de oreja a oreja!!jejeje

Espero que les sirva de algo esta data, o al menos no haberlos aburrido tanto!!!

Nos vemos en la orilla!!!

Un gran abrazooo!!!

RosRío.

ATUORES:

JUAN MANUEL PENONE

JUAN CRUZ ROMERO

Buenas gente, queria contarles masomenos, la salida que nos mandamos con juan manuel, Juan Cruz Romero, Lucas (Luca Luca) y EL FEDE (FedeVal).

Arranque el viernes 14, para cordoba con Juan Cruz, salimos a las 15 horas, fuimos bastante tranqui, hablando y tomando unos buenos mates… le metimos de un solo tiron hasta Cordoba capital, ahi lo pasamos a buscar a Lucas, fuimos a comprar cosas varias para pasar el finde…

Luego fuimos a comer unas pizzas con Lucas y la novia, a la que se sumo Maxi (maximo31) que tuve el agrado de conocerlo, un gustazo para mi, un loco de primera!!! y bue… como debia ser nos quedamos tomando cervezas hasta las 2 AM.

A las 4 y media de la mañana el rompe bolas de Lucas nos despierta para arrancar el viaje paradisiaco hacia el Rio espinillos, en busca de las dificiles truchas cordobesas!!!
Paramos a cargar combustible y comprar unas facturas, Pasamos a buscar a Fede, y le metimos a fondo para llegar al rio lo mas temprano posible.

Llegamos por la ruta al camino que nos llevaria al rio, ahi comezaba un arduo camino de ripio… luego de una larga hora y media, llegamos donde dejariamos el auto… y no nos quedo otra que caminar unos cuantos kilometros por entre medio de las montañas, mier… no llegabamos mas… hasta que finalmente a las 11 de la matina llegamos despues de tanto patear, a la cabaña del Grupo los espinillos…

Luego de que nos acomodamos, fuimos a seguir caminando rio arriba para buscar truchas…, a pesar de que el clima estaba frio y una leve llovizna que molestaba mucho, los piques no se hicieron esperar… habia muchas, chicas pero muchas tomaban firme las moscas que poniamos… seguimos caminando toda la tarde hasta eso de las 19 hs que regresamos a la cabaña para comer un buen asado y compartir anecdotas pesqueriles y`demas cosas, el verdadero fin era comer el asado que tanto ansiabamos, mas que nada porque estabamos con un hambre que en cualquier momento nos comiamos los brazos…

Antes de prender el fuego cruzamos por el puente colgante que esta sobre el rio para buscar leña… ni bien llegamos prendimos el fuego y a hacer el asado… botellita de fernet de por medio… ( la liquidamos).
Nos comimos el super asado, no se como dejamos los huesos y luego de hablar un rato nos fuimos a dormir… a todo esto teniamos un fri terrible… pero bue dormimos como chicos… no sentimos absolutamente NADA!!!
Le dimos parejito hasta las 9 de la matina donde nos tomamos un buen desayuno de mate cocido y pan, con algunas galletitas dulces… mientras nos preparabamos para volver… luego de ordenar la cabaña y dejarla en condiciones, emprendimos el regreso para los autos…. otra vez a caminar como negros, pero fue peor… porque ya veniamos fisurados de las caminatas del dia anterior…
Pero bueno, el momento llego, llegamos a los autos y acomodamos un poco y descansamos un ratito, fuimos a hacer unos tiros mas al Rio, las truchas estaban mas dificiles que rio arriba, Juan Cruz pincho dos lindas truchitas, lucas saco una chiquita, yo perdi un pique, y luego de varias horas mas de caminata emprendimos el regreso… bajamos por el camino ripioso hasta la ruta, y en el puente del rio espinillos comimos unos sandwiches de salame y queso, nos despedimos y emprendimos el regreso con Juan Cruz para rosario…

Esto es masomenos el relato del finde… la verdad Quiero agradecerle a Lucas, Fede, Juan Cruz, a Maxi… realmente pase un finde de Lujo… PERO DE LUJO!!!! muy buena onda de todos…pero la verdad llegue anoche a las 12 de la noche a rosario totalmente CANSADOOOOOOOOOOOO!!! pero valiola pena… les dejo fotos… de truchas no hay muchas, si de paisajes.
Un abrazo…

Les dejo una fotito de cuando llegamos a la cabaña… despues cuelgo mas fotos y los hicos tambien haran sus comentarios y subiran alguna que otra foteli.



De izquierda a derecha: Juan Cruz, Fede, Salminus, Lucas.

Quiero agradecerle tambien a mi amigo, Fernando de Bs As, que me ato exclusivamente para este viaje mas de 40 moscas!!! Gran atador y amigo!!!

AUTOR: JUAN CRUZ ROMERO

Amigos pescadores, paso a redactar las salidas de este fabuloso enero del 2009, en Córdoba, particularmente en el valle de punilla, a donde acudimos todas las temporadas a atender el emprendimiento familiar, que de paso recomiendo, www.hotalloslirios.com.ar hostal, casa de campo, como quieran llamarlo.

La aventura comenzó un día de paseo normal que decidimos ir para el oeste por los caminos de la falda, rumbeando para Characato con un amigo de la cumbre que trabaja en el hostal como jardinero.. el nos dijo de un dique en un campo estaba lleno de peces, no sabia que eran, fuimos y encontramos las tranqueras cerradas así que decidimos pasear, de vuelta paramos en el pintos para tomar unos mates, yo baje mi caña de spinning para probar, en uno de los primeros intentos vi que algo siguió la cuharita plateada con rojo n° 3 que estaba tirando, nunca en mi vida había pescado truchas, y tampoco en aguas transparentes así que fue una revelación ver el ataque, cosa que me decidió a caminar por el río, tuve dos o tres ataques, pero no lograba engancharlos, a veces la seguían, y a veces la mordían mal.. hasta que en una ollita, tire contra corriente y cuando estaba llegando a la cascada que la precedía vi un submarino que se las agarro con mi cuchara, era una trucha, que ataco decidida y apenas se clavo encendió un lavarropas gigante, que manera de pelear, y en ese río que es mínimo, semejante bicho, no me lo esperaba, no sabia como ajustar el reel, y el bicho a los saltos mientras yo hacia equilibrio en una piedra, hasta que logre sacarlo, no lo podía creer, ahí nomás hicimos una foto, por que si no nadie, ni yo me hubiese creído.
El corazón estaba a mil, y se me acelera ahora mismo cuando escribo, mi primera trucha, en el río pintos en Córdoba.
Después seguí intentando pero esa fue la presa de la tarde, ya no podía pedir mas y además estaba bajando el sol.

Después de un par de días decidimos hacer la misma salida con todas las de la ley, y la verdad es que me lleve una sorpresa cuando en turismo de la falda me dijeron que ellos no sabían nada de los permisos de pesca, me mandaron a capilla el monte, ahí me los vendieron.. así que salimos nuevamente.
Estuvimos desde las 11 de la mañana hasta las 18 y solo sacamos dos, no se que pasaba se ve que el horario es tipo 21:00, pero nos divertimos caminando bastante por el río, descoque un par de señuelos que me gustaban, por que las piedras son durísimas.

Otra de las salidas fueron al dique el cajón en capilla del mente a buscar carpas, pero nada, tuvimos un pique que la trajimos hasta la costa pero el bicho se enredo en unas ramas y se libero, seria de unos 2 kilos maso.

La salida mas importante, mas copada, fue una caminata al dique los alazanes en capilla del monte, con los permisos y todo en regla tipo 7 nos hicimos llevar hasta la base del cerro y agarramos por la montaña, para no pagar la entrada al balneario la toma por que ellos no son los dueños del rio, es de todos, pero tienen el tupe de no dejarte pasar. La caminata fue de unas dos horas y media con carpa, cañas y todo para acampar, llegamos y nos encontramos con carloncho, Carlos guerra que es el guarda fauna y guía del dique, quien nos miro los anzuelos y nos pidió los permisos, después del rigor nos dispusimos a armar la carpa, y entre tabano y tabano, armamos las cañas, ya por el camino habiamos tirado en el río y en dos tiros dos truchas, así que en el lago esperábamos las gigantes que nos había dicho el gabi (crazy pesca) no tuvimos mucha acción sacamos dos o tres (que no es nada de acción comparado con lo que vendría luego) siempre con cucharitas n° 2, 3, 4, y 5… fuimos al río nuevamente después del dique y en una sola olla sacamos unas diez truchas, en cada olla que tirábamos teniamos varios ataques.. nos sorprendió una olla que por casualidad de que no caía agua de los vertederos estaba turbia… la cantidad y la voracidad de las truchas de esa olla, se ve que la falta de visión favorece a las cucharitas.
Después volvimos para el lago, para el campamento, tirando por el lago, pero no tuvimos mas piques… seguimos por el río que alimenta el lago, y veíamos muchas, y grandes pero no le daban pelota a las cucharas. Se hizo de noche, comimos y nos fuimos a acostar..
Al otro día apenas aclaro me levante y en el primer tiro que hice con la cara de dormido saque una interesante arcoiris en el dique, seguimos vadeando el dique toda la mañana, con algunas truchas, muchas caídas, y varios raspones.
Después de almorzar, decidimos emprender la vuelta pero esta vez por el rio pescando, en cada olla sacamos dos o tres truchas, pero mas chicas que las del lago…
La verdad es que la salida fue la mejor de todas, cansa bastante y mas la vuelta por el río, ya que hay que escalar algunas paredes para no mojar las mochilas.. se nos hizo mas larga cuando nos despegamos del río.. lo extrañamos, hasta el día de hoy. lo lamentable es que el dique se seco en el verano del 2010 y tambien en el 2011 por falta de infraestructura para extraer el agua de otro dique para la ciudad de capilla del monte.

La siguiente salida fue al rio piú mayu, a 11 km del hostal los lirios, habíamos leído que había truchas, así que salimos a ver que pasaba después de comer, tipo 15 Hs. Se llega por el camino que va al dique San Jerónimo, siguiendo la ruta provincial, siempre agarrando las intersecciones de la izquierda, en el cruce del río con el camino esta una reserva en donde tienen monos que alguna ves estuvieron en cautiverio.
Allí encontramos un paisano que nos dijo que río arriba había mas truchas, le hicimos caso, seguimos el camino hasta unos piletones es estarán a unos 2 km del puente, pero no había ni una, así que volvimos al puente y descendimos por el río, apenas bajamos vimos un par de truchitas chiquitas, seguimos bajando y pescando, eran muy, pero muy chicas, habremos sacado unas diez, lo que hizo que la salida estuviera buena fue el paisaje del río, que es hermoso, y no hay nadie que es lo que mas valoro…

Bueno gente no me queda mas que agradecer por que esto del spinning me agarro gracias al foro, a los relatos y fotos que leí.
Los invito a Córdoba, a visitarnos en el Hostal L

AUTOR: JUAN CRUZ ROMERO

La última quincena de marzo, partimos de viaje de pesca y vacaciones, partimos a la madrugada desde rosario, y llegamos a la tarde a piedra del águila en donde paramos a descansar para seguir viaje la mañana siguiente hasta nuestro primer destino el Lago steffen.

Al dia siguiente llegamos al medio dia al stefen, armamos campamento y des dirigimos a la naciente del tramo 2 del rio manso, en donde hicimos una breve pesca con fly cast y spinning, consiguiendo pescar las primeras truchas todas de poco tamaño.

Al tercer dia, ya con el gomon armado nos dispusimos a navegar el lago y buscar en las paredes de piedras que se unden en el lago alguna trucha comiendo arriba, ya que son lugares profundos y reparados del viento generalmente. Pero no tuvimos mucha suerte, asi fue que probando llegamos a la margen opuesta del lago en donde el manso ingresa al steffen, allí probamos con spinning y nada, hasta que caminando encuentro a una distraída comiendo los bichos que flotaban en el remanso que formaba la entrada del rio al lago, allí después de esquivar varias veces mi mosca la toma, la mosca se ve en la foto, era la primera de muchas.

Mas tarde, después de almorzar, comenzamos a subir por el manso y a pescar, aquí se hicieron presente las truchas marrones que gustaban mucho de unas cucharas negras con puntos amarillos o rojos. Ya el día estaba echo, pescamos la última trucha y nos dispusimos a pegar la vuelta. Al otro día volvimos y seguimos pescando el manso.

Algo para destacar, es el guarda parques, que nos pidió los permisos correspondientes nos dio indicaciones, y aparte nos respondió infinidad de preguntas, acerca de huellas de puma que habíamos encontrado en el camino, diciéndonos que era muy factible ya que había visto uno hace pocos días.

El steffen es un sueño, las truchas no son muy grandes pero si están, y son bastantes como para mantenernos entretenidos, pero decidimos partir hacia nuevos rumbos.

Asi fue que salimos via chile, por paso la angostura queríamos ver si por casualidad se nos daba uno de los grandes Chinook, nos recomendaron el rio petrohue y hacia allí fuimos, pero no conseguimos lugar para acampar (punto y aparte el maltrato de algunos chilenos hacia nosotros) así que dormimos en ensenada y al otro dia nos dirigimos al rio Puelo, que lugar por dios, all0o hablamos con los guías de pesca y nos dijeron que salieron algunos de 25 kilos, desesperamos, pero el tema era que los sacaban subiendo el Puelo con una lancha de aluminio con una turbina de 360 hp, un poco más que mi 5 hp, así que intentamos pescar el desagüe del Puelo en el mar sin suerte al igual que muchos pescadores que estaban allí.

Al otro dia fuimos a la launa Tagua Tagua, impresionante paisaje, alli vimos algunas personas  que habían sacado Chinook de 18 kilos, con señuelos como tucán de alfer (caimán le dicen allí) haciendo troling, nosotros intentamos un rato sin suerte y bastantes aburridos nos dispusimos a pescar otros peces con ninfas desde la orilla.

Al otro día, fuimos a puerto Montt comimos mariscos, y devuelta a nuestro país, el cambio no nos favorece para nada.

Así fue como llegamos al lago Faulkner, en donde gracias al bote lo pudimos recorrer entero, llegando a la margen este en donde pudimos ver muchos ciervos, y pescar alunas truchas muy pequeñas, siempre con moscas cecas y ninfas.

De allí partimos al norte neuquino, en donde quisimos pescar la naciente del Malleo (lago Tromen) pero estaba llena de bañistas, así que nos propusimos a ir a alguna parte del Malleo en donde sea más caudaloso, tratando de pescarlo con streamers y con cucharas, logramos capturar varias truchas y se llevo la mejor nota una marron hermosa que me hizo temblar las patas.

Paramos esa noche en la comunidad mapuche Chiquilihuin en donde fuimos tratados de manera excepcional, y nos llevamos muy lindos recuerdos que nos regalaron, entre ellos un asta de ciervo de 6 puntas que ya está colgada en casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después pescamos el rio Chimehuin, muy bonito en las cercanías de Junín de los andes, y luego fuimos al lago Quillen, que  lago!!!!!!!. aquí empieza otra historia, porque todo lo que habíamos pescado hasta allí, no era nada en comparación con lo que íbamos a pescar, armamos el bote y salimos, a buscar las tan queridas truchas, en un golpe de suerte, una de las líneas quedo olvidada y llego muy profundo, allí, al recoger, pico la primera arcoíris con esta técnica, a ella se le sumaron unas 10 mas, una hermosa fontinalis, unas percas  y un par de salmones encerrados hermosos que nos hicieron enloquecer, con mosca en el lago, solo en las orillas, y acechando muy, pero muy bien a la trucha, siempre en los acantilados, reparados del viento.

Fue el viaje de nuestras vidas hasta ahora, esperamos dejarlo atrás pronto con otro viaje mas espectacular.