Posts etiquetados ‘isla’

Salida a las islas desde Rosario

Publicado: 26/09/2011 en CAZA, NÁUTICA, PESCA
Etiquetas:, , , ,

La aventura comenzó el sábado a la mañana decidiendo si con los gomones (uno de 3 m y otro de 4.3m, los dos con 15 hp) podríamos hacerle frente a la sudestada, de 40 Km. hasta ese momento pronosticada. Decidimos encontrarnos en el río y evaluar; en el instante que estábamos listos, el río dio una leve tregua y cruzamos, muy bien, el de 3 m se sacudió un poco, pero dejándose llevar sin saltar las olas se hacía llevadero, un poco húmedo pero bastante bien, en el de 4.3 ni un problema, muy estable.. así fue que partimos desde la florida y nos dirigimos hacia el norte por el Paraná viejo, tomamos la boca de la milonga, llegamos a la laguna que se forma al costado del puente cuando topa contra el canal accesorio, desde ahí al oeste por el canal la zorra, en donde en otro momento pudimos pescar muy bien, desde aquí tomamos rumbo oeste protegidos por el puente a nuestra derecha, que nos tapaba el viento sur… navegamos unos 15 Km. hasta el arroyo o río san Lorenzo, en donde giramos hacia el norte (río arriba) y lo navegamos otros 5 o 6 Km., hasta una isla, muy linda que creímos propicia para armar campamento, al viaje tomo mas de una hora, retrasados por el lerdo cruce del Paraná, y la marcha regulada por el ahorro al máximo de nafta, ya que solo teníamos un tanque de 24 L y una reserva de 5 L cada uno… apenas llegamos a la isla nos sorprende una yarará de un metro.. empezamos a juntar leña para hacer un fuego y así espantar a toda posible animalia que se le ocurra molestar…

Ni bien llegamos, en el primer intento sobre una correderita con un señuelo, se prendió el primero dorado de un kilo y medio, que fue el único por un rato… apenas pudimos salimos a dar una vuelta con Santiago, a ver que tal las islas, y si había patos, cosa que hicimos, cazamos algunos, no tantos ya que el campamento no estaba destinado tanto a la caza sino a la pesca, la verdad es que el río esta muy desbordado en esta zona.. Vimos muchos patos, muchas garzas, tuyangos, pacá, la verdad que es un lugar hermoso, pero la pesca se hizo desear… por lo menos el dorado… por la noche comimos un guisaso con los patos que cazamos, y seguimos pescando con todo, sábalo, amarillo, lo único que resulto fue la lombriz, que tenia un pique cada vez que caía al agua, sacamos algunos bagres amarillos de lindo tamaño pero nada que nos sorprendiera…

Al otro día siguió la pesca variada con carnada y algunos dorados mínimos con señuelos.

Anuncios

31/08/2010

AUTOR: PEDRO AMELONG

Hola Gente!

Este Sábado y Domingo pasados anduvimos de pesca junto a Lucas y un grupo de amigos suyos (que pertenecen a la Peña Pesquera “El Carayá”: Gente de primera!!!) por la zona de la Boya 500. Saliendo desde Puerto Gaboto fueron unos 35 minutos de lancha.

Ya en la isla nos alojamos en las cabañas “Isla Margarita”, donde nos atendieron de muy buena manera, nos sentimos muy cómodos en el lugar, y compartimos relatos épicos de pesca con “Machi” que es uno de los dueños del lugar junto con su mujer.


Esa zona de islas que no conocía es realmente HERMOSA. Riachos y arroyos muy pero muy lindos, con mucha vegetación, algunos con muy lindas correderas, y otros con menos caudal debido a la bajante que viene marcando el río.


Los cursos que pescamos, si mal no recuerdo se llamaban: El Angelito, El Tabaco, y un par mas que no recuerdo bien.

Al principio no estuvo fácil el pique, probábamos en las correderas más fuertes, pero sin resultados. Supusimos que pueda ser porque la fuerza del agua no permitía bajar nuestras moscas a la profundidad donde se agazapa el dorado.
Así que nos fuimos moviendo en busca del pique, finalmente lo pudimos encontrar en un corte de agua, donde se veía que el riacho alimentaba una de las tantas lagunas del lugar.

La respuesta fue más que inmediata, y se notaba que el bicho estaba reacardumado. Era una cosa de locos, pique tras pique y sin parar. Así las cosas, fui cambiando a moscas algo más grandes con la intención de tentar a Mama o Papa dorado, pero se ve que andaban por otros lados, o que no supimos tentarlos lo suficiente (lo más probable supongo).

En esta entradita de agua fue donde los encontramos por primera vez:

Acá el Colo a full con spinning:


Habiendo pescado más que bien allí, nos mudamos al arroyo “El Angelito”, tratando de llegar a unos saltos que tiene el mismo, pero nos fue imposible porque el nivel del agua no nos lo permitía. Así que llegamos hasta donde pudimos, y si bien se veía mucha actividad de lo que parecían Taruchas, yo no pude pinchar ninguna, pero creo que Lucas pudo agarrar un par.


Muy bajo el nivel del agua, seguíamos caminando (sin piques) buscando un lugar donde se unía este arroyo con otro, y SI, efectivamente allí estaban de nuevo los muy salvajes. Nuevamente era una cosa de locos, pero había que tratar de poner la mosca bien donde se juntaban las dos corrientes de los arroyos, ya que más abajo o más arriba no picaban los muy guachos.

Otra vez cambié por moscas más grandes para ver si venían Papa o Mama pero sin resultados, sólo estaban los pibes. Lindo fue el julepe que me pegué cuando puse una mosca con ojitos de plomo que nadaba bien por el fondo, cuando de repente siento el pique, clavo con la línea y comenzó una corrida bien por el fondo del agua con lo que me imaginaba que había venido Papucho Dorado.

Costó un poco, hasta que al final asomo un cachorrito de Surubí que desgraciadamente estaba enganchado del lomo, por lo menos me llevé la emoción de las corridas.


Al otro día, después del vendaval de la ostia que soplo a la noche fuimos a recorrer otros arroyos, pero ya con el clima bastante mas frío y con BASTANTE viento, lo que complico algo la cosa, pero no nos quedamos sin pescar varios doradillos; en este caso más chicos que los del día anterior, con alguno que otro más respetable.


Los mosqueros éramos Lucas con caña #6, Horacio con caña #8, Seba con caña #8 (que hacía sus primeras armas en el Fly), y yo con mi cañita #6/7 a la que tantas emociones le debo.

Seba haciendo sus primeras armas y estrenando equipo nuevo:

Las moscas que mas nos rindieron fueron Deceivers de colores claros: tipo Charteuse con amarillo y rojo o naranja, o Charteuse con celeste, aunque con colores más oscuros también salían, pero no tanto.

Quiero destacar que estoy contentísimo con la línea Río Mainstream Bass, Pike & Panfish, que tanto me recomendaron para castear moscas grandes como para dorado, y con la que me resulta realmente agradable el casteo. La considero una muy buena inversión.

Desde ya que agradezco a Lucas por la invitación a la salida, y a sus amigos de “El Carayá”, quienes me hicieron sentir como uno más de los suyos, y realmente me mié de la risa entre asados y anzuelos.


El broche de oro, una hermosa fritanga de variada en la isla antes de volvernos, NO TIENE PRECIO Y NO LA PAGA UNA MASTER!JAJAJA :

Espero que les haya gustado, y que pronto se repita una salida de estas, que realmente fue de las mejores.

Un fuerte abrazooo. Nos vemos en el río.

RosRío.

AUTOR: PEDRO AMELONG

Hola Gente!

El sábado partimos con mi novia de campamento para la isla, retomando un poco este año con el kayak que lo teníamos olvidado desde el verano pasado.

Me estuve cebando toda la semana con la idea de probar con mosca en los troncos que están semi sumergidos en el río, pero el dorado me dejo plantado a esta cita che.

Comencé con moscas grandes para dorado en diferentes colores, ilusionado con algún hermoso bicho que pudiera estar escondido en esos troncos. Pero los piques no se daban, y ya empezaba a dudar de mi fantasía, así que después de mucho probar a los palos, comencé a castear hacia las orillas.

Después de mucho probar, lo único q pesqué el sábado tirando a los palos fue este dientudo real, y desgraciadamente se me fue uno o dos más que picaron con moscas más chicas, de unos 7 cm….que pena.

El sol se despedía con un increíble atardecer con los pies en el agua, y con la voluntad insistente de robarle algún dorado a esos troncos que tan tentadores se veían.

Al otro día, como venía más q flojo el pique, decidimos remar hasta el canalcito q veníamos pescando, y hacia allá fuimos.

Mi hermano que fue el día anterior me contó que sólo habían sacado 4 doraditos en todo el día, pero nosotros sin perder la fe nos mandamos igual con la ilusión de “salvar” la jornada.

Medio al cuete fue al final la remada, porque sólo pudimos sacar 5 doradillos, y la verdad es que no se si culpar a la bajante del río, o al borracho hdmilP que estaba barriendo TODO con la red, y encima a los cuetasos el muy guacho…

Pero bueno, al menos el día acompaño muy bien y nos sacamos las ganas de pinchar algunos doraditos y remar un buen rato.

Lástima q llevaba mi cajita de moscas (estuche de lentes) en el bolsillo de la malla, y cuando me metí al agua evidentemente floto y la perdí. X suerte ya estaba concluida la jornada, y resultó una excelente excusa para ponerme a atar de nuevo.

Tomamos fuerza y vuelta a remar a casa.

Un fuerte abrazo. Nos vemos en el río.

RosRío.